“Métodos” de entrenamiento: revisión y actualización para su aplicación a programas de acondicionamiento físico saludable (fitness)

Introducción

Todo el proceso de entrenamiento es o quizás debería ser, un proceso basado en la ciencia. Lamentablemente esto no ocurre en la mayoría de los casos y aún se aboga o se plantea el entrenamiento como un “arte” (otra cuestión es que exija cierto “ojo clínico” a la hora de analizar ciertas variables y tomar decisiones).

La prueba de esta relación entre el proceso de “entrenar” y la ciencia, parte de los objetivos que se relacionan con esta última, es decir (González-Badillo, 2009):

  • Describir hechos y fenómenos
  • Explicarlos
  • Prever comportamientos futuros

Estos objetivos son los que permanentemente se llevan a cabo en el proceso del entrenamiento.

A nivel de la ciencia, estos procesos se concretan mediante la confirmación o el rechazo de hipótesis, las cuales han debido ser formuladas y justificadas previamente.

Si pensamos, todos los entrenadores, preparadores físicos, etc., desarrollan su labor basándose en hipótesis, sus “teorías”, la mayoría de ellas no confirmadas. Por ello debemos considerar que el hecho de tomar decisiones en el entrenamiento nos implica en un proceso científico. De hecho, en algunos casos, incluso se puede llegar a la experimentación, es decir, controlar variables, manipularlas e intentar llegar a un descubrimiento (González-Badillo, 2009). Link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *