2015 / 2016

CAMPAMENTO DE LA RAMA / JUNIO DE 2016

Escrito por:
Jose Miguel Millan Londoño

Todo comenzó en el centro comercial Victoria, inicialmente esperábamos 19 personas pero nunca faltan los imprevistos y al final nos fuimos 12.

Juan Angarita, Luis Restrepo y Sara Suárez fueron los elegidos para llevarnos a salvo a nuestro destino, los tres eran conductores experimentados, pero nada podría preparar a Sara para lo que se iba a encontrar en el camino.

El viaje se hizo ameno, con una parada para comprar combustible (Ron y Aguardiente), Diego Quintero fue nuestro guía y gracias a él evitamos el camino más difícil, aunque el más fácil no era tan fácil como queríamos. Para la primer pendiente, el carro de Angarita corcoveó pero siguió sin mucho problema hasta la cima, luego siguieron Sara y Luis hasta ahora sin mayores inconvenientes, pero fue en la siguiente cuesta donde los carros hicieron huelga, el carro de Angarita a regañadientes logró terminar de subir hasta lo más alto, para no extraviarnos decidimos esperar a los otros arriba pero la sorpresa fue mayúscula cuando vimos que el siguiente carro en subir no era ni el de Sara ni el de Lucho, era un carro gris que jamás habíamos visto, cuándo bajamos a revisar qué había pasado, descubrimos que el carro de Sara había hecho un berrinche y no quiso subir con tanta gente dentro de él, así que todos se bajaron (menos Sara) y después de rogarle mucho al aparato, éste subió casi obligado hasta donde los estábamos esperando, afortunadamente luego de eso llegó la entrada a TANPU Camping, nuestro destino final. Los dueños nos dieron una muy cálida bienvenida y nos indicaron el lugar dónde podíamos llevar nuestras cosas, con mucho cuidado de no caernos al precipicio bajamos por las escaleras talladas en la tierra hasta llegar al lugar deseado, allí nos encontramos con Diana y Juan Fernando quienes eran los expertos en hacer actividades de grupo, acomodamos nuestras cosas y empezamos a armar las carpas, fue en ese momento cuándo nos dimos cuenta que exageramos con el número de carpas y por poco queda una carpa para cada uno; algunos incluso llevaron colchones. Se notaba que no teníamos mucha experiencia en esta clase de salidas.

Diana y Juan Fernando nos reunieron para hacer el primer juego como grupo y consistía en arrojar una pelota pequeña a cada uno mientras decíamos cosas para conocernos mejor, luego de esto empezó a subir la dificultad incrementando el número de pelotas que entraban en el juego, luego de muchas estrategias y fallidos intentos llegamos a la conclusión de que jugar con bolas no era lo nuestro.

Cuándo nos cansamos de joder con pelotas, empezamos un juego llamado la “Silla incómoda”, era un juego que incluía mucho trabajo en equipo, cada vez que el director del juego decía “Silla incomoda” debíamos agruparnos de a dos personas para armar una silla incomoda, Juan David y Camilo Ríos en vez de una silla incómoda hicieron lo que llamamos, una silla Kamasutra. No pasó mucho tiempo para que la dificultad se elevara hasta que en vez de una silla incómoda se formaran camas incómodas las cuáles requerían de 6 personas para armarlas, de esta forma se armaron dos grupos, éstos serían conformados cada vez que hubieran juegos en grupo.

El siguiente juego era una variante del famoso piedra, papel o tijeras el cuál, en vez de estos tres tradicionales objetos se jugaba con un tigre, una pared o una manguera así: La pared le caía encima a la manguera, la manguera espantaba al tigre y el tigre saltaba la pared, además ya no era un juego de uno contra uno sino seis contra seis, sí, se agruparon los dos grupos conformados en la silla Kamasutra… Digo, la silla incómoda. Antes de empezar, era necesario asignarle un nombre a cada grupo, el grupo conformado por Sara Suárez, Daniela Álvarez, Daniela Arbeláez, Diego Quintero, Daniel Palacio y Jonathan Ospina fue llamado “Los Destroyer Negros”, y el grupo conformado por Camilo Ríos, Elizabeth Marín, Jorge Fernández, Jose Miguel Millan y Juan David Angarita se llamó Los testigos de Alberto (El tobillo inflamado de Camilo). En privado debían ponerse de acuerdo para hacer entre todos ya fuera el gesto del tigre, de la pared o de la manguera; Angarita conocía muy bien a los que estaban en el otro grupo y le recomendó a su grupo que hiciera manguera pues estaba seguro que los Destroyer negros iban a hacer tigre, y como Daniel conocía muy bien a los Testigos de Alberto, ambos equipos terminaron haciendo manguera llevando a un empate. En el segundo intento, se seguían conociendo muy bien y como la primera vez ambos equipos hicieron el gesto de la manguera; no nos iba muy bien con las pelotas, pero al parecer nos encantaban las mangueras. En la tercera y última ronda era necesario un cambio, por cualquiera de los dos equipos, Camilo recomendó seguir con manguera ya que “La tercera es la vencida”, y Jose Miguel uno de los nuevos, aconsejó que se optara por pared ya que seguramente los Destroyer negro también iban por la tercera, todos estuvieron de acuerdo con él y efectivamente fue lo que hicieron, el momento definitivo se acercaba ya que el que perdiera debía hacer la comida de esa noche, aunque si las cosas seguían así nos deberíamos declarar ganadores todos y por lo tanto Diana y Juan Fernando serían los designados para esa tarea, cuándo todos nos volteamos para revelar nuestro juego, descubrimos que los Destroyer negros de alguna manera descubrieron las intenciones de los testigos de Alberto y optaron por hacer tigre saltándose la preparación  de la comida.

Aunque Juan David se declaró un buen cocinero y Diego se ofreció a pelar las papas y cebolla, necesitaban asesoría de Daniela Álvarez (una experimentada scout) para que los guiara durante la cocción de la carne con papas en papel aluminio a la fogata. Mientras la gaseosa era repartida, Daniela Arbeláez reveló que no le gustaba la gaseosa con gas, algo así como sólo tomar café descafeinado, o tener una foca que ladra. Las tareas se distribuyeron muy bien y dieron como resultado una deliciosa cena alrededor de la fogata.

Esa noche sería la transmisión del partido entre Colombia y Costa Rica, y por petición de la mayoría subimos para verlo, entre risas y tragos disfrutamos todo el juego, los señores de la casa se portaron muy bien y no tuvieron problema alguno con el ruido que hacíamos, o eso nos hacían creer. Ya finalizado el partido regresamos al lugar de camping el cuál estaba rodeado de árboles y en dónde también cruzaba un riachuelo que serviría como canción de cuna para todos los que durmieran allí.

 

Diana y Juan Fernando nos tenían preparado un juego para rematar con broche de oro aquella helada noche, antes de venir nos pidieron que lleváramos unas bombas, de esas de las que se encuentran en las fiestas de cumpleaños, mientras veíamos el partido llenaron esas bombas de agua, las cuáles serían las protagonistas del juego. Este juego era llamado Las Almas de la Noche y  para jugarlo debíamos formar los mismos dos grupos de siempre, a cada grupo se le asignaba la misma cantidad de bombas de agua cómo arma y unas almas (Velas encendidas) que debíamos cuidar y no dejar que el otro equipo se las llevara, el equipo que llevara más almas ganaba, además, si alguien era alcanzado por una bomba y resultaba mojado debía dirigirse al cielo (La fogata), en dónde debía aguardar a algún miembro de su equipo quien para liberarlo tenía que coordinar alguna acción con el “encarcelado”, ya fuera una canción, un baile o cualquier otra cosa, lo importante era que ambos hicieran lo mismo; para ocultarnos más fácil entre las sombras, todos nos vestimos de negro, pantalón negro, camiseta negra, guantes negros y un pasamontañas negros, cuándo ya estábamos listos a alguien se le ocurrió que estábamos vestidos de la mejor forma para subir y hurtar todas las reservas de licor que se encontraban en la casa de los dueños, por supuesto nadie secundó su idea y empezó el Juego de Almas o cómo diría [Al que se le ocurrió ese nombre], [nombre alternativo de Las Almas de la Noche]. Todo comenzó bien, gente mojada iba y venía, cantos, bailes y rimas para liberar a los prisioneros que se encontraban en el cielo (por muy extraño que suene eso) y una que otra guayaba era arrojada para espantar al enemigo cuando las bombas no estaban al alcance. [El/La que trajo la primera alma] y [El/La que trajo la segunda alma] lograron hurtar las primeras dos almas a los Destroyer Negros para llevarlas a los Testigos de Alberto, mientras Elizabeth esquivaba sospechosamente todas las bombas que le arrojaban. Sara estaba decidida en llevarse una de las almas que los Testigos de Alberto estaba custodiando; en varias oportunidades había sido sorprendida merodeando la zona siendo perseguida y amenazada con bombas mientras corría a la seguridad de su grupo hasta que se agotaron las bombas y lo único que se podía hacer era fingir que aún teníamos bombas de agua en nuestras manos, este truco funcionó hasta que Sara se dio cuenta de la farsa y dejó de huir para dirigirse directamente hacia dónde se encontraban las almas, los Testigos de Alberto no podían permitir que Sara se saliera con la suya e intentaron bloquearle el camino con sus propios cuerpos, pero esto no iba a durar mucho y eventualmente Sara lograría su cometido, lo que ella no se esperaba era que bien escondida se encontraba la última bomba de los Testigos de Alberto y Jose Miguel sin dudarlo la puso encima de su cabeza y tras varios intentos de reventarla ésta por fin lo hizo mojando al fin a Sara… y de paso a varios integrantes de su propio equipo.

Se dice que un paseo sin accidentes no es paseo, y Jonathan Ospina se encargó de solucionar ese problema pegándole un narizazo al estómago de Jorge Fernández, o ¿Quizás fue Jorge el que le pegó un estomacazo en la nariz de Jonathan?… estaba muy oscuro cómo para saberlo, gracias a la rápida acción de Juan Fernando esto no pasó a mayores y pudimos dar por terminado el juego; no hubo ganador oficial así que digamos que fue un empate.

Luego de este juego, era necesario entrar en calor, así que nos sentamos alrededor de la fogata con el objetivo de calentarnos. Para evitar el aburrimiento, Juan Fernando, Sara Suarez y Daniel Palacio propusieron varios juegos de hoguera. Contamos números mientras hacíamos piruetas, descubrimos lógicas en los juegos, encontramos los centros de los triángulos, fuimos a paseos y confundimos mucho, pero mucho a Jorge mientras intentaba descifrar el crimen que había ocurrido esa noche, y todo sin salir de la comodidad de la hoguera. El cansancio comenzó a hacer efecto, y uno a uno fue yéndose a su respectiva carpa, hasta que al final sólo quedaron Camilo, Jonathan, Sara, Daniel, Jorge, Lucho y Jose, hablando al son de la música y al calor de las brasas hasta que las reservas de leña se acabaron y el frío los obligó a encerrarse en sus carpas.

Al otro día, todos nos levantamos muy temprano para desayunar, [Los que prepararon el desayuno] prepararon el desayuno para luego alistarnos e ir a la caminata que nos tenían preparada Diana y Juan Fernando, tras caminar por ríos, esquivar troncos y atravesar puentes de dudosa integridad volvimos a eso de las 4:00 pm a TAMBU Camping para cambiarnos y alistar todo para la ida. Lucho nos trajo en la moto el almuerzo, era arroz chino y según Daniela, la Scout, era el arroz chino más delicioso que había comido, “Debe ser porque tengo mucha hambre”, se le oyó decir. No nos sorprendió que Daniela, a la que le gustaba la gaseosa sin gas no recibiera gaseosa, y en cambio se bebió un delicioso jugo de guayaba dulce preparado por las mismas dueñas, cuando terminamos, Diana y Juan Fernando nos revelaron un último juego que nos tenían preparado, era llamado La Vida. Nos dirigimos a la entrada de TAMBU Camping en donde se encontraba una soga amarrando un vaso lleno de agua y dos estopas en el suelo, era un juego en equipos y como era costumbre se armaron los dos mismos grupos de siempre, las reglas eran muy sencillas, todos los integrantes de cada grupo debían pararse en las estopas y un integrante de cada equipo sostenía un lado de la soga evitando que el agua contenida saliera del vaso mientras intentaban darle la vuelta a la estopa, de tal manera que lo que antes tocaba el suelo estuviera hacia arriba y viceversa. Todos dimos lo mejor de nosotros tratando de voltear esas estopas, pero el hecho de que hubiera 6 personas en un espacio de 1 metro cuadrado dificultaba mucho las cosas; nos habían dicho que el objetivo de esa salida era que nos uniéramos más, pero creo que exageraron en ese aspecto. Luego de muchos y desesperados intentos por ganar, Diana nos dio una pista que a la vez sería la mejor lección que aprenderíamos en el viaje, podíamos ayudarnos entre los equipos. Luego de intercambiar algunas palabras decidimos pasar unos cuantos miembros de un grupo a la estopa del otro para facilitar la labor de éstos, cuando la estopa ya estuviera en su posición correcta, se procedería a hacer el mismo proceso pero con el otro equipo, cuando lo hicimos funcionó a la maravilla y en ese momento lo comprendimos, aunque estuviéramos en dos grupos separados, estábamos buscando el mismo fin, el cuál sería muy difícil alcanzar si trabajábamos por separado, pero que si en cambio entre todos nos ayudábamos y nos uníamos para alcanzar la meta, lo podríamos lograr; de eso se trata la Rama, de trabajar unidos para lograr ser mejores profesionales, mejores ingenieros, pero sobre todo, mejores personas.

 

PARTICIPACIÓN EN  TALENTO UTP

El día Jueves 28 de abril, estuvimos presentes en un Stand del evento “Talento UTP”, organizado por los estudiantes del programa de ciencias del deporte y la recreación.

13106532_10207239318515426_873915105_o 13113059_10207239318555427_703415096_o 13120881_10207239318475425_789531789_o

CURSO DE MATLAB

Para continuar con el ciclo de cursos cortos, la Rama estudiantil IEEE realizó un curso básico de Matlab®. Este curso fue dictado por uno de los integrantes del grupo.

En este curso se trabajó los siguientes temas:

Nociones básicas de Matlab®
Interfaz
Comandos básicos
Manejo de funciones
Manejo de matrices

El curso se llevó a cabo el día 5 de abril del año en curso en el aula R206 ubicada en el CRIE de 6:00 a 8:00 pm.

Nota: El curso  fue dictado en la versión R2012a. 

 

CONFERENCIA SISTEMAS DE PUESTA A TIERNA

Flyer

Escribimos para invitarlos a todos a la conferencia sobre SISTEMAS DE PUESTA A TIERRA. Ésta se realizará el día 10 de Marzo a partir de la 1 p.m. en la Sala Magistral 2 del bloque Y, además tendremos el apoyo de la dirección del programa, la cual brindará permiso académico, por lo cual los parciales programados para el 10 de Marzo a partir del medio día deberán ser reprogramados por cada profesor. Así buscamos asegurar la asistencia a dicho evento.

Es importante recordar también que aunque en alguna clase del programa vemos los sistemas de puesta a tierra, en ésta no se hace especial énfasis en tan importante asunto, por lo cual esta conferencia será de mucha importancia para todos como futuros ingenieros electricistas, teniendo en cuenta la relevancia del tema a tratar.

Resaltamos que este evento se realizará en el marco de la inauguración de la Rama Estudiantil IEEE de la Universidad, por lo cual esperamos asistencia de todos los estudiantes que se encuentren interesados en pertenecer y promover dicha entidad.Un saludo y quedamos atentos a cualquier duda.